.

Abrazos de bienestar

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Los abrazos no sólo demuestran cariño, también transmiten seguridad y confianza a tu bebé; además, tienen un gran poder terapéutico y tranquilizador.

Abrazar a tu bebé es un acto instintivo y natural que realizas para mostrarle lo transcendental que es él en tu vida; pero más allá de los beneficios afectivos, el abrazo tiene virtudes importantes para su desarrollo psicomotriz. Por ello, te invitamos a descubrir la importancia de esta bella y sencilla muestra de cariño.

Después de comer

Para conseguir que el bebé eructe más rápido, la mejor posición es frente a ti y con la barbilla apoyada sobre tu hombro. ¡Ojo! al cargarlo sujeta su nuca y cabeza. Darle un masaje o pequeñas palmaditas a tu bebé en la espalda con una mano, le ayudará a repetir con mayor facilidad.

Adiós a los cólicos

Para evitar los molestos e irritantes cólicos y ayudar a tu hijo a eliminar los gases de su pancita, te recomendamos: acomodarlo boca abajo sobre tus piernas, así el aire saldrá más rápido; además él se relajará e incluso puede llegar a perderse en un profundo sueño.

El pequeño curioso

Para distraerlo cuando llora, hacer que se divierta un rato o, simplemente, pasar un rato lindo con él, la mejor posición es sostener al pequeño con la espalda apoyada sobre tu cuerpo, de manera que pueda observar el mundo que le rodea e, incluso que pueda aprender a reconocerlo. Por otro lado, mirándolo a los ojos podrás reforzar la interacción y el entendimiento con él.

Con seguridad y confianza

Una de las principales preocupaciones cuando nace el bebé es saber cómo sostenerlo. Antes que nada debes dejar atrás la inseguridad, porque si lo cargas con algún tipo de temor o nerviosismo se te puede caer; la mejor forma es colocar una mano sobre su nuca y cabeza, para acercarlo a tu pecho, mientras que con la otra mano sostienes su espalda baja y pompis. Poco a poco te convertirás en un experto.

Abrazos sin culpa

Algunas ocasiones escucharás que abrazar mucho a los hijos es consentirlos demás; sin embargo, los abrazos tienen bastantes beneficios saludables para los niños como: seguridad, confianza, felicidad y paz; por ello no debes sentir culpa o miedo del exceso de esta hermosa y sencilla muestra de cariño. Disfruta cada día a tu pequeño y enséñale que un abrazo puede ser una perfecta forma de expresar amor, confianza y cercanía.

¡Ojo!

¿Tu hijo no siempre quiere que lo abraces?, esto no significa que no te quiere o siente rechazo hacia ti, simplemente a veces necesita su espacio; recuerda respetarlo.

Sabías que...

Cuando abrazas a tu pequeño su cerebro segrega oxitocina, la hormona del "apego", y gracias a ella el bebé se sentirá resguardado de todo peligro y unido a ti.

Search