.

Dar a luz con música

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Retener los gritos, manteniendo el autocontrol, durante el parto, puede ser contraproducente, ya que el excesivo control no permite a los músculos relajarse como es debido.


Durante el trabajo de parto, mantener un excesivo autocontrol puede resultar perjudicial para ayudar a los músculos a relajarse. Sin embargo, dejarse llevar por los chillidos y los gritos desesperados, tampoco parece la solución adecuada: gran parte de la energía útil se dispersará en movimientos equivocados que entumecen los músculos más útiles en el parto.

Entonces, ¿qué hacer? La solución es muy fácil: ¡cantar! Un correcto uso de la voz ayuda a la mamá a concentrarse mejor, a distraerse de la angustia que viene unida al parto e, incluso, a posibilitar la salida del niño.

Search